“La mejor decisión de mi vida”. Cristina nos cuenta la experiencia de su curso escolar en Irlanda

Cristina ha realizado un curso escolar en Irlanda donde ha cursado 2º de la E.S.O  con Dublin English Centre. Ha vuelto ya a su familia en España. Aquí nos cuenta su testimonio.

                                                               Me sentí parte de la familia desde el primer día.

Curso escolar en Irlanda

Hace unos días que llegué a Madrid con pena y alegría a la vez al ver que el mejor año de mi vida se había acabado. Vengo de cursar un año escolar en Irlanda, en Corofin, Tuam, Co.Galway

Aterricé para empezar el curso escolar en Irlanda el 27 de agosto y sobre las cinco de la tarde llegué a la casa en la que iba a estar un año con una familia que no conocía de nada…

Mi experiencia con la familia

Desde el primer momento me sentí muy acogida por la familia. Nunca se me olvidará la primera tarde -jugar al fútbol, dar un paseo y cenar pizza y patatas. La familia siempre se portó bien conmigo, me trataban como si fuera hija suya y eso es lo que me hizo sentirme como uno más. Eran tres hermanos: una niña de 14 años, otra de 10 y un niño de 7. ¡Los cuatro formábamos una pandilla!

Con mi familia hacíamos planes todos los fines de semana como ir a ver partidos de fútbol gaélico. El primer partido no sabía cómo iba a ser, pero sin duda fue uno de los mejores planes que hicimos. ¡Cómo disfrutábamos en los partidos! También íbamos de compras y me llevaban a ver pueblos cercanos. No me podría haber tocado mejor familia con hijos tan graciosos y simpáticos.

 

                      Participar en actividades con otras irlandesas fue una experiencia muy enriquecedora para mí.

Mi experiencia en el colegio irlandés

Un miedo que tenía antes de afrontar un año académico era el colegio porque no sabía cómo iba a ser una clase con niñas irlandesas que eran nuevas en mi vida. Pero me acogieron muy bien desde el primer momento.

El colegio donde estudié se llamaba “Presentation College”, que se encuentra en el pueblo de Tuam. Éramos unos cuantos extranjeros, pero ser la única en mi curso facilitó mi relación con las irlandesas.

Actividades en el colegio

A lo largo del año escolar en Irlanda, el colegio ofrecía muchas actividades en las cuales te podías apuntar. Yo escogí gimnasia artística y atletismo. También participé en un musical que ensayamos durante una semana. Fue una de las mejores semanas del curso ya que conocí aún más a las que pasarían a formar parte de mi familia de amigas irlandesas.

Durante este curso escolar descubrí que una de las mejores maneras de mejorar el inglés es en las actividades de deporte en equipo. Además de pasártelo bien y mantenerte en forma haces nuevos amigos.

 

      El carácter irlandés es muy abierto y esto me ha ayudado mucho a hacer amigos y a sentirme parte del grupo.

De vuelta para Navidad

Durante el año nos pilló una semana de nieve en la que no tuvimos colegio, pero desde las nueve de la mañana hasta las siete de la tarde estuvimos fuera haciendo muñecos de nieve.

De vuelta a España por Navidad, me di cuenta de lo que realmente significaban para mí la familia irlandesa y mis amigas.  Les echaba muchísimo de menos.

Final de curso

Se acercaba mayo y cada día lo vivíamos como si fuera el último. El fin de semana antes de volver queríamos hacer algo especial y me hicieron la sorpresa de ir a Tayto Park, un parque de atracciones en Dublín. Fue uno de los mejores días en Irlanda.

La última tarde nos fuimos con las bicis a un río. El día de regreso me despedí de mi familia y amigas llorando porque verdaderamente habíamos creado unos lazos de amistad.

Nunca olvidaré este curso escolar en Irlanda y ya estoy deseando volver. Gracias a Dublin English Centre y a todo el mundo que ha estado para hacer este año posible e inolvidable. Esta es mi opinión: viajar a Irlanda a aprender inglés durante un año escolar es una experiencia que un joven no se puede perder. ¡¡Lánzate a la aventura!!